Compost

 

 

 

 

ELABORACIÓN DE COMPOST EN CASA     La elaboración del compost es un ejemplo de cómo podemos reutilizar los residuos orgánicos en nuestros hogares. El compostaje es un proceso de descomposición de la materia orgánica con el que obtenemos un producto con excelentes propiedades, como fertilizante y regenerador de suelo. Este proceso se realiza principalmente con los residuos orgánicos de la cocina y del jardín.  En el compostaje intervienen millones de microorganismos, hongos y numerosos invertebrados que descomponen los residuos orgánicos convirtiéndolos en humus. En el compostaje no hay putrefacción y, por tanto, tampoco malos olores.  VENTAJAS:  •	En el compostaje doméstico conseguimos una reducción de los residuos urbanos, minimizando los problemas ambientales (contaminación de aire y suelos, malos olores). •	Mejora la estructura de los suelos, haciéndolos más fácilmente trabajables.  •	Mejora su capacidad de retención de agua, además aumenta la cantidad de materia orgánica en el suelo y la disponibilidad de nutrientes para las plantas; es decir que conseguimos un producto de calidad, sin sustancias contaminantes, con lo que estamos mejorando la salud de nuestro jardín.  EL COMPOSTADOR:   Es un recipiente, que nos beneficia en la descomposición de nuestros residuos orgánicos a nivel doméstico. Pero una opción barata y que permite reutilizar materiales es construirnos nosotros mismos un compostador, que disponga de agujeros, aberturas laterales para que faciliten la circulación de aire en su interior, y en contacto directo con los organismos del suelo.   ¿CÓMO HACER COMPOST?  Se trata de algo muy sencillo de realizar pues se basa en los ciclos naturales de la materia orgánica. Tan sólo necesitamos un espacio al aire libre y un recipiente adecuado donde depositar los restos de nuestra cocina y de nuestro jardín. •	Lo primero es colocar bien el compostador. El sitio ideal es un lugar sombreado para evitar que los restos se desequen en verano y de fácil acceso para no hacer incómoda la manipulación de los restos. Hay que tener en cuenta que a la hora de sacar compost o si hay necesidad de voltearlo, tendremos que abrir, al menos, uno de los laterales del compostador. Es fundamental ubicarlo sobre tierra (nunca sobre asfalto o cemento) para que los organismos descomponedores que viven en el suelo (bacterias e invertebrados) colonicen el recipiente. •	Una vez que hemos colocado el compostador en un sitio adecuado, pasamos a rellenarlo de materia orgánica. Los restos que echemos provendrán de la cocina y del jardín y deben estar bien troceados para favorecer su descomposición. Para ello lo ideal es ayudarnos cortando con tijeras de jardinero. •	Se colocará en la base del compostador una capa de unos 10 cm de ramas o podas trituradas para asegurar una buena circulación del aire y un mejor drenaje del material que depositemos encima. •	Posteriormente colocaremos una mezcla de materiales secos (ramas, paja, hojas secas) y materiales verdes (césped, malas hierbas, restos de frutas y verduras). La mezcla correcta de los materiales que aportemos nos proporcionará unas condiciones óptimas de humedad, textura y nutrientes. •	Es importante remover bien los materiales para que exista una mayor aireación y se distribuya homogéneamente la humedad por todas las partes del compostador. Nos podemos ayudar de un “aireador”, de una horca, un rastrillo o un palo. Esta operación la haremos en cada riego. El riego constante es necesario para que el proceso de compostaje se mantenga acitvo. •	 Cuando observemos que la parte de abajo ha adquirido un color oscuro y un olor agradable a tierra de bosque, el proceso en esa parte ha terminado y podremos sacarlo. Una vez fuera lo cribaremos, pues siempre quedan restos que aún no están transformados del todo. La parte que pasa por la criba es el compost y lo podremos utilizar en nuestro jardín, macetas o en el huerto. La parte que se queda en la criba se reincorporará al compostador para que continúe y reactive el proceso.

El compost, también llamado composto o composta, es un abono orgánico que se obtiene de compuestos que forman o formaron parte de seres vivos en un conjunto de productos de origen animal y vegetal; constituye un “grado medio” de descomposición de la materia orgánica, que en sí es un magnífico abono orgánico para la tierra, y logra reducir enormemente la basura. Se denomina humus al “grado superior” de descomposición de la materia orgánica. El humus supera al compost en cuanto abono, y ambos son orgánicos.

 

VENTAJAS:

 

  • En el compostaje doméstico conseguimos  una reducción de los residuos
  • Mejora la estructura de los suelos,  haciéndolos más fácilmente trabajables.
  • Mejora su capacidad de retención de agua,  además aumenta la cantidad de materia  orgánica en el suelo y la disponibilidad de  nutrientes para las plantas; es decir que  conseguimos un producto de calidad, sin    sustancias contaminantes, con lo que  estamos  mejorando la salud de nuestro  jardín.

 

 

Para mayor información sobre este tipo de plantas, la instalación y mantenimiento de techos verdes, talleres de jardinería y mucho más comunicarse al teléfono: (01)400-2274 o al e-mail: ventas@jardínurbano.pe

 

 

 

 

 

 

 

 

MAYOR INFORMACIÓN:

KATIA HUAMANI.

TELF: 400-2274 / 990-415-274 / 931-450-586

EMAIL: ventas@jardinurbano.pe

 

Techos verdes

 

Regresar Imprimir
Galeria de videos
Contactenos
piedras decorativas
TALLERES